0
Lugares / Países

Australia un destino inesperado

By febrero 18, 2020No Comments

Australia un destino inesperado

 

Del Libro Almanaque Escuela Para Todos 2005


 

 

Hace mucho tiempo, Inglaterra enviaba a los prisioneros a lugares lejanos a cumplir sus condenas. Durante años fueron enviados a las colonias inglesas de Norteamérica. Pero cuando allí comenzó la revolución de independencia de los Estados Unidos, alrededor del año 1770, las autoridades inglesas tuvieron que buscar otros territorios.

Se decidieron por Australia, una región que en aquella época estaba poco poblada. Ese enorme territorio se encuentra entre el Océano Pacífico y el Océano Índico. Tiene unos 7 millones de kilómetros cuadrados, que es más de 20 veces el tamaño de toda Centroamérica.

El Rey de Inglaterra nombró al capitán Phillips como Gobernador, y le ordenó administrar la nueva colonia como una cárcel. Todo lo que produjeran los presos sería propiedad del gobierno inglés. En 1787 llegó a Australia el primer barco con 548 hombres y 188 mujeres para cumplir sus sentencias. Además, iban 191 guardias para controlarlos.

Pero apenas llegó el barco, los guardias se negaron a seguir cuidando a los presos. Dijeron que su trabajo había terminado. Phillips envió un mensajero a Inglaterra pidiendo una fuerza policial. Pero mientras tanto, ¿qué podía pasar con todos esos delincuentes si quedaban sin control?

Sin embargo, los presos se portaron tan bien como cualquier vecino de los pueblitos ingleses donde habían nacido. No hubo dificultades durante el tiempo que tardó la nueva fuerza de policía en llegar a Australia.

Pensó entonces Phillips que los condenados podrían llegar a ser propietarios de pequeñas parcelas. Así tendrían un trabajo y vivirían en paz. Comenzó a entregarle tierras a los que iban cumpliendo su condena, y los llamó emancipados.

Ciudad de Sydney en Australia.

Pero los policías se quejaron. Ellos también querían ser dueños de tierras. Y preferían que los emancipados trabajaran para ellos, de gratis o por una paga miserable.

A partir de ese momento, comenzó en Australia un conflicto entre los emancipados y los policías. Aunque terminaron aceptando que los emancipados tuvieran tierras, los policías querían las mejores.

Los problemas entre policías y emancipados duraron muchos años. Unos y otros buscaban el apoyo del Rey de Inglaterra. Las concesiones de tierras, la explotación de minas y el comercio con Inglaterra causaban conflictos. Pero los emancipados y sus familias eran cada vez más, y las autoridades no podían ignorar la voluntad de la mayoría. En 1849 los australianos no aceptaron que Inglaterra enviara más delincuentes. Poco a poco la antigua colonia de presos se fue transformando en un país democrático y próspero. Los conflictos entre condenados y policías se transformaron en cosas del pasado.

Muchos de los australianos de hoy son descendientes de aquellos hombres y mujeres que llegaron allí porque fueron condenados en la tierra donde habían nacido. Eso no le ha impedido a Australia convertirse en una gran nación.


Ver texto original del libro: