0
Artículos Varios

Ciudades que viajan

By diciembre 2, 2019No Comments

Ciudades que viajan

 Del Libro Almanaque Escuela Para Todos 2010


El barco “Libertad de los Mares” tiene 318 metros de largo y 56 metros de ancho. Desde la línea de agua hasta lo alto de la chimenea tiene 63 metros de altura, en los que se reparten 15 pisos, conectados por 14 ascensores y numerosas escaleras.

 

  

¿Se pueden imaginar ustedes lo que es montarse en casi “una ciudad” flotante y navegar en ella por varios días y noches?

Los llaman “cruceros”, unos barcos enormes y de varios pisos. En ellos, las personas tienen la oportunidad de sentir lo que es navegar en el mar y a la vez, conocer pueblos y puertos distintos en donde paran 1, 2 o más días. Los pasajeros se bajan de esa ciudad flotante para conocer y entrar en contacto con las personas que viven en esos lugares. Esa es también una experiencia inolvidable. Pues los viajeros se dan cuenta que todos los seres humanos tenemos más cosas en común de lo que nos podemos imaginar y que lo que nos diferencia son algunas costumbres, comidas o artesanías que representan la manera de ser de los distintos pueblos.

En nuestros mares cercanos, los sitios más visitados por los cruceros son todas las islas del Caribe, entre ellas las Bahamas, las Islas Vírgenes, las Bermudas, Puerto Rico, Haití, República Dominicana, algunas islas de México y muchas otras.

En uno de los barcos crucero más grandes, llamado “Libertad de los Mares”, trabajan unas mil 400 personas de 65 países distintos, que atienden aproximadamente a unos 3 mil 300 pasajeros.

Para tener agua suficiente durante los viajes, este barco tiene unas máquinas especiales que le quitan la sal al agua de mar y producen unos 2 millones 700 mil litros de agua potable por día. Esta cantidad llenaría un tanque de 20 metros por lado y casi 7 metros de alto. También se preparan cada día 15 mil comidas, aproximadamente 43 mil postres y casi 10 mil bistecs.

En la parte central del barco hay un pasadizo muy grande que se puede comparar con una calle central de alguna ciudad. Mide 135 metros de largo y a cada lado hay tiendas, pizzerías, un salón de belleza, heladerías, sodas y bares.

En esta ciudad flotante hay 3 piscinas para el disfrute de todos los pasajeros.

Hacia la parte de adelante y de atrás del barco hay un gimnasio para hacer ejercicios, una cancha de basquetbol, una pista de patinaje sobre hielo, un teatro con mil 350 asientos, un casino, un cine y muchas atracciones más. Y en las partes de arriba del barco, que están abiertas al sol y al aire libre, hay piscinas, una playa artificial para niños, una pista de trotar alrededor del barco, y numerosos lugares con sillas cómodas para tomar el sol y respirar aire puro.

El barco tiene mil 83 habitaciones con balcón o ventanas que dan al mar y 734 habitaciones internas, algunas con ventanas que dan a la ‘calle central’. Hay habitaciones muy amplias y otras más pequeñas, pero todas tienen lo indispensable para que las personas duerman, se bañen, vean televisión y estén a gusto. Como normalmente hace calor, todas tienen aire acondicionado. Además, tienen teléfono para llamar a otras habitaciones o para comunicarse con los que trabajan en el barco si necesitaran alguna cosa. También hay una enfermería con médicos y el equipo necesario para atender emergencias.

Existen muchas compañías dedicadas a este tipo de viajes: unas muy lujosas y otras más sencillas, pero todas ofrecen diversión y comodidad.


Ver texto original del libro: