0
Manualidades

Diesel hecho en casa

Diesel hecho en casa

 

Del Libro Almanaque Escuela Para Todos 2006


En Europa existen cientos de gasolineras que ya venden biodiesel. Y en Brasil unos 500 trenes están funcionando con una mezcla de diesel de petróleo y biodiesel.

 

Hace poco más de 100 años Rudolf Diesel inventó en Alemania el motor diesel. Esos motores no funcionaban con petróleo. Usaban un combustible vegetal de aceite de semillas de higuerilla o de maní. También había motores que funcionaban con alcohol en lugar de gasolina. Pero cuando se vio que los combustibles de petróleo resultaban más baratos, el uso de aceite y de alcohol pasó al olvido. Así, el petróleo se convirtió en la fuente de energía que mueve al mundo.

El petróleo se saca de lo profundo de la Tierra. Cada vez es más escaso y más difícil de sacar. Por eso, cada vez es más caro.

Fruta de palma africana.

Hace unos 30 años el precio del petróleo subía y subía. Ante esa situación Brasil decidió sembrar caña de azúcar para hacer parte de su combustible. Desde ese entonces usan la caña de azúcar para hacer alcohol y lo mezclan con gasolina. Así han podido gastar menos petróleo y son más independientes. Ahora están empezando a usar los aceites vegetales para hacer diesel. Para eso se necesitan grandes siembras de plantas que produzcan aceite.

Ese diesel vegetal, llamado biodiesel, ya se está usando en unos 25 países, y se espera que su consumo aumente en los próximos años. Muchos países han firmado acuerdos en los que se comprometen a reducir la contaminación del aire, y los motores que funcionan con biodiesel casi no contaminan, tan sólo despiden un pequeño olor inofensivo como a papas fritas.

Este aceite se puede usar en los automóviles que tengan motor diesel sin hacerle ninguna modificación al motor. Rinde igual al diesel y además es más lubricante. Esto ayuda a que el motor tenga un menor desgaste.

Conocemos a una persona que hace más de dos años tiene un tractor, un camión y una excavadora funcionando con el aceite que sobra de las frituras. Lo consigue en los restaurantes. Únicamente ha tenido el cuidado de usarlo bien filtrado. Si sospecha que el aceite está sucio, lo calienta. Al enfriarse, los residuos se acumulan en el fondo del recipiente.

Pero en climas fríos, el aceite se hace más espeso y corre con dificultad por las tuberías del motor. Entonces el tanque del combustible debería mantenerse calientito para que el aceite se mantenga más líquido. Si no se puede, es mejor usarlo revuelto con kerosén o diesel de petróleo. Sin embargo, el aceite, sea puro o mezclado, puede acumular sarro en algunos motores. Sobre todo en los motores más pequeños que con el tiempo podrían tener dificultad para encender. Para evitar esto, los técnicos recomiendan un proceso químico que arrala el aceite y quita impurezas. Este proceso no es tan difícil. En pequeñas cantidades se podría hacer hasta en el corredor de la casa.

Nosotros conversamos con una persona que lo estuvo haciendo por más de un año. Él nos contó lo siguiente:

Estuve un tiempo sin trabajo y decidí procesar aceite para hacer biodiesel. Es fácil. Sólo hay que tener cuidado con las sustancias. Por eso es mejor usar guantes de hule, mascarilla y lentes de seguridad. El trabajo debe hacerse en un lugar bien ventilado donde no haya fuego ni chispas para evitar un incendio.

Con lo que produce una hectárea de palma africana al año un vehículo como éste puede recorrer más de 60 mil kilómetros.

Para hacer 9 litros de biodiesel se necesitan:

– 8 litros de aceite.

– 2 litros de metanol, conocido también como alcohol metílico. Este es un líquido transparente sacado de la leña o del carbón mineral. También lo sacan del gas de petróleo. Lo usan principalmente las industrias químicas que elaboran pinturas, barnices y pegamentos. No es de uso común y a veces cuesta conseguirlo en pequeñas cantidades.

– 10,7 gramos de soda cáustica. Son unas bolitas o escamas de color blanco y lo venden en las ferreterías como potasa para limpiar tuberías.

En un traste se echa el metanol y la soda cáustica. Se revuelven por unos tres minutos hasta que se deshagan las bolitas de la soda cáustica.

En otro traste grande se echa el aceite y se le agrega esa mezcla. Todo junto se bate fuerte por lo menos durante una hora. Para batir puede servir un taladro o motorcito eléctrico, al que se le puede adaptar una hélice.

Cuando la mezcla se sienta menos espesa y se vea de un color más claro, se deja de batir. Se pone a reposar por unas 12 horas. El líquido de color claro que se aparta es el biodiesel. Se saca con cuidado dejando la masa del fondo. Antes de usarlo es mejor colarlo para que ninguna basurilla vaya al motor.

La masa espesa que se asienta en el fondo es como un jabón líquido. Se puede usar en los talleres mecánicos para lavarse las manos, ya que es especial para limpiar grasas y aceites.

Un motor eléctrico para batir la mezcla y unos estañones son los principales utensilios de esta pequeña planta casera para hacer biodiesel.

Los aceites quemados que sobran de las frituras de los restaurantes también se pueden procesar. La diferencia es que el biodiesel que se hace con esos aceites es de un color más oscuro, pero sirve igual.

El biodiesel de aceite procesado se puede usar puro o si se quiere, mezclado con el diesel de petróleo. Un litro de biodiesel podría resultar más caro que uno de diesel de petróleo. Pero por sus ventajas algunos países lo han declarado libre de impuestos. Entonces el precio viene a ser igual o menor al precio del diesel de petróleo.

En nuestros países también se podría producir parte del combustible que necesitamos. Sería una gran fuente de trabajo para los campesinos que podrían cultivar sus parcelas con plantas que producen aceite. Además, instalar pequeñas industrias para extraer el aceite y fabricar el biodiesel, es sencillo y no se necesita de grandes inversiones.


Ver texto original del libro: