0
Familia

El matrimonio en el mundo

By octubre 14, 2019enero 22nd, 2020No Comments

El matrimonio en el mundo

 

Del Libro Almanaque Escuela Para Todos 2017


 

 

En la mayoría de los pueblos del mundo existe la costumbre de hacer una ceremonia especial cuando un hombre y una mujer han tomado la decisión de vivir juntos y formar una nueva familia. En esa ocasión la familia y los amigos se unen para ser testigos de esta celebración y desear a los novios felicidad y prosperidad. Pero esas ceremonias son diferentes según las costumbres religiosas o familiares de cada pueblo.



En la India:
En algunos pueblos de la India muchas parejas no se conocen sino hasta el día de la boda. Los padres arreglan el matrimonio desde varios años antes y la familia de la novia se encarga de todos los gastos de la boda. A las novias les pintan en las manos y en los pies unos complicados dibujos con un tinte color café llamado henna. El dibujo permanece algunos días en la piel, y simboliza la fertilidad, el amor, la abundancia y la prosperidad. Para la ceremonia el novio lleva un gorro o turbante y una camisa larga, blanca o dorada, sobre pantalones del mismo color. La novia usa un vestido de seda llamado sari, color rojo o rosa, con bordados dorados. Además, la muchacha debe adornarse con muchas joyas. El día de la boda, cuando los novios se encuentran, intercambian collares de flores y leen unas frases sagradas.

La ceremonia se hace ante un altar adornado con flores, telas y almohadones. Un momento muy significativo de la ceremonia es cuando los novios dan siete vueltas en círculo alrededor de una fogata con las manos atadas entre sí. Este acto representa la promesa de caminar juntos y afrontar lo que traiga la vida. Al final el novio pone en el pelo de la novia un polvo color rojo. Esto indica que la mujer ya está casada.


Matrimonio judío: Los judíos hacen las bodas en un templo llamado sinagoga. El que dirige la ceremonia es el rabino, que es un maestro o guía espiritual. La celebración se inicia con dos festejos: uno para la novia y otro para el novio. Después de esos festejos, el novio va donde está la novia y le cubre el rostro con un velo. Esto simboliza que no está interesado en su belleza externa, sino más bien en su belleza interior, que es la que no desaparece con los años.

En las bodas judías se recitan muchas bendiciones. Las primeras las recita el rabino ante una copa de vino que luego beben los novios. Después el novio declara que la novia será consagrada para él por medio de un anillo y se lo entrega. Luego firman el contrato de matrimonio llamado Ketubá, que ha escrito el rabino. La ceremonia continúa cuando se procede a recitar siete bendiciones. A veces las recitan los mejores amigos de los novios o algunos de los parientes. Luego el novio aplasta con el pie una copa de cristal, y todos gritan: “¡Mazal Tov!”, que significa “buena suerte”.

Después hay una fiesta muy alegre en la que se anima a que todos bailen. Algo muy propio de las bodas judías es la costumbre de que los novios son alzados por los aires sentados en sillas, mientras intentan acercarse para darse un beso.


Matrimonio Masai: En África los masai son una de las tribus más conocidas. Es un pueblo que viaja de una región a otra pastoreando su ganado. Toda la vida de los masai gira alrededor del cuidado de sus animales. Ellos conservan muchas de las tradiciones de sus antepasados. Una de ellas es la ceremonia del matrimonio.

Los padres masai acostumbran arreglar los matrimonios de sus hijos desde que son bebés.

Cuando el hombre masai encuentra que ya es tiempo de casarse, se acerca a la muchacha que será su esposa y suena unas campanillas. Después, como señal de acuerdo, el padre de la muchacha le da la dote o herencia, que consiste en tres vacas, dos ovejas y un buey. El día de la boda, las mujeres de la aldea maquillan a la novia con barro rojo y grasa. Le cortan completamente el cabello, la visten con piel de cabra y muchos adornos de colores. Así vestida, camina hacia la casa de su futuro marido.

Según creen los masai, la muchacha que llega a este momento de la ceremonia ya no puede devolverse a su casa. Si lo hace se convierte en piedra. Mientras camina la novia, algunas mujeres le regalan terneros y cabras. Y una vez que llega a la casa del novio, éste le da de beber leche agria en una calabaza. Este es el momento más importante de la ceremonia del matrimonio, porque así la novia está diciendo que olvidará toda su vida pasada y a partir de ese momento formará parte de la familia del novio.


Matrimonio japonés: Japón también es un país con muchas tradiciones. Y aunque hoy en día muchos jóvenes japoneses se casan al estilo que conocemos en nuestros países, todavía hay algunos que lo hacen según la tradición sintoísta. El sintoísmo es una antigua religión japonesa. Para ese día la novia se pone un vestido típico japonés llamado kimono. Para esa ocasión especial, el kimono es de seda color blanco, y además tiene una gran capucha llamada wataboshi, que cubre el elaborado peinado de la novia. El novio lleva un kimono negro.

La ceremonia comienza cuando el sacerdote, los novios y los familiares cercanos caminan hacia el templo. Una vez allí, el sacerdote declara el comienzo de la boda. Todo el mundo se levanta y saluda inclinándose hacia el altar. El sacerdote hace una oración, y los novios hacen sus juramentos. Entonces, una religiosa sirve un licor de arroz llamado sake, que ha sido bendecido por el sacerdote. El novio bebe un poquito tres veces, y la novia también bebe tres veces, compartiendo la misma taza. Esto lo hacen tres veces, en tres tazas de distinto tamaño.

Cuando terminan, el sacerdote los bendice y declara que ya son esposos. Después les sirven sake a todos los participantes, quienes brindan y felicitan a los novios mientras los músicos tocan música típica japonesa. Para terminar, todos rezan y salen del templo.


Estos son tan solo algunos ejemplos de celebraciones que se realizan en distintas partes del mundo para celebrar la unión de un hombre y una mujer, que con toda ilusión esperan compartir su amor, sus sueños y sus esperanzas por el resto de sus vidas.


Ver texto original del libro: