0
Plantas

La avena

By septiembre 27, 2019enero 23rd, 2020No Comments

La avena

 

Del Libro Almanaque Escuela Para Todos 2016


 

 

Cuando comemos avena, no nos imaginamos que sea tan alimenticia y que sirva para tratar tantas dolencias. Pero como la avena no es tan común en nuestras tierras, vamos a comenzar contándoles un poco sobre ella.

Al igual que el arroz, el trigo y el maíz, la avena es un cereal que ha existido desde la antigüedad. Parece ser que los primeros cultivos de este cereal se hicieron en Asia Central, pero no fueron tan importantes como el trigo y la cebada, pues muchas personas la consideraban como una mala hierba que aparecía entre los cultivos de esos dos cereales. Lo que sí se ha podido comprobar, es que fue en Europa Central donde el cultivo de la avena se desarrolló con más intensidad. Con el correr del tiempo, sus variedades se fueron extendiendo por distintas regiones del mundo y hoy en día es producida en muchos países.

La avena sirve de alimento tanto para los seres humanos como para los animales, principalmente para los caballos.

La avena es una planta de climas fríos y necesita mucha agua para desarrollarse. Aunque puede sembrarse en distintas clases de suelos, prefiere los que mantienen más la humedad.

Su planta se parece a la del trigo o a la del arroz. Tiene raíces muy largas y abundantes. Su tallo es grueso y recto, y puede alcanzar entre medio metro y un metro y medio de altura. Sus hojas son planas y alargadas. Sus flores son un racimo de espiguillas. Dentro de ellas se forman las semillas o granos, que son los que se cosechan cuando ya están maduros y secos, y son de un color dorado.

Las avenas que comúnmente encontramos en los supermercados, en las tiendas o pulperías son los granos que han sido calentados al vapor y aplanados por rodillos. A estos granos se les conoce como hojuelas o copos. Es preferible comprar las hojuelas integrales, pues éstas conservan todos los nutrientes del grano.

Como dijimos al principio, la avena es un cereal muy nutritivo y también barato. Es muy buena para combatir la debilidad, ya que da energía por mucho tiempo y por eso se recomienda como reconstituyente. Además, tiene minerales como el fósforo, calcio, magnesio y hierro, que son tan necesarios para evitar la anemia, tener huesos sanos y para que todo el organismo pueda funcionar adecuadamente. También contiene vitaminas como las del complejo B, que son muy importantes para las personas que se sienten cansadas. Para esto se puede preparar un atol caliente o un refresco con leche de soya o leche corriente. También se le puede revolver a la carne molida para hacer tortas y se le pueden echar pequeñas cantidades de avena a los caldos o sopas para espesarlos un poco.

Por otra parte, como tiene un alto contenido de fibra, barre, por así decirlo, las grasas que llegan al intestino, cosa que ayuda en padecimientos del estómago, de los intestinos y evita el estreñimiento. Pero también ayuda a combatir padecimientos como la presión alta y la diabetes. Además se dice que junto con una dieta baja en grasas, ayuda a bajar el colesterol de la sangre y de esa forma, prevenir enfermedades del corazón. Para aprovechar estos beneficios se recomienda dejar 2 cucharadas de hojuelas de avena en un vaso de agua durante toda la noche, fuera de la refrigeradora. Y al día siguiente, se revuelve muy bien y se toma en ayunas.

Los países que tienen mayor producción de avena a nivel mundial son: Rusia, Canadá, Polonia, Australia y Finlandia. También Argentina y Chile cultivan ese cereal.

Además de las ventajas que brinda la avena cuando la comemos, se utiliza también en la fabricación de cosméticos, jabones y maquillajes, pues es muy buena para suavizar la piel. Es excelente para limpiar la cara, porque absorbe la suciedad y elimina las células muertas de la piel sin maltratarla. Para eso, se hace una pasta con las hojuelas de avena y agua. Se pasa suavemente sobre la cara y se lava con agua fría. Si la piel es muy seca, se puede dejar esa pasta sobre la cara unos 20 minutos y luego se lava con agua fría. También calma las irritaciones de la piel, tanto las provocadas por alergias como por otras causas. Por eso se recomienda su uso en caso de prurito o picazón. Se pone un poco de hojuelas de avena en medio vaso de agua tibia, se revuelve muy bien y se coloca en la parte afectada.

A pesar de que la avena es tan buena, contiene una sustancia

llamada gluten, la cual les produce a algunas personas la enfermedad celíaca. Esta enfermedad consiste en trastornos de la digestión debidos a daños en el intestino delgado. El gluten es una sustancia que se encuentra en varios cereales como el trigo, la cebada y la avena, muy apreciada por los panaderos, porque es la que hace posible que sus harinas logren esa consistencia más elástica que observamos, por ejemplo, al hacer el pan.


Ver texto original del libro: