0
Plantas

La guanábana

By septiembre 6, 2019enero 27th, 2020No Comments

La guanábana

  

Del Libro Almanaque Escuela Para Todos 2013


En Cuba y República Dominicana hacen un espeso y rico batido con pulpa de guanábana, hielo, leche y azúcar, al que llaman champola.

 

Este árbol alcanza entre 4 y 8 metros de altura. Sus flores, de color amarillo pálido, están pegadas a un tallo corto que brota de las ramas más gruesas. La flor, para producir fruto, tiene que ser polinizada por pequeños animalitos como las hormigas o los escarabajos. Se puede polinizar manualmente, pasando polen de una flor a otra, con un palito o un pincel.

Las frutas son de color verde oscuro brillante. Cada fruto mide de 20 a 40 centímetros de largo y llegan a pesar hasta 4 kilos. La cáscara es delgada con unas pequeñas puyas o puntas flexibles. Cuando la fruta sazona, pierde su brillo y cuando está madura se siente blanda al tocarla.

La pulpa de la fruta es blanca, cremosa, carnosa y muy jugosa. Hay quienes comparan su sabor con el de otras frutas, pero, lo cierto es que la guanábana tiene un rico sabor agridulce muy especial y difícil de explicar.

Se puede consumir como fruta fresca. De la pulpa, se obtiene un jugo ideal para bebidas frías, batidas con agua o leche. También se usa para hacer helados y mermeladas. Es muy alimenticia, pues es rica en minerales como potasio, fósforo, hierro y calcio.

El árbol crece mejor en climas cálidos y húmedos, en terrenos que están desde el nivel del mar hasta los mil metros de altitud. Los mejores suelos son los sueltos y arenosos, para que absorban el agua, no hagan barro y permitan el buen desarrollo de las raíces de la planta. La plantación se puede hacer por medio de almácigo de semilla. Se recomienda sembrarlos con una distancia de 6 a 8 metros entre cada árbol. Tarda unos 4 años para dar la primera cosecha.

Los árboles injertados tardan solo 2 ó 3 años para empezar a cosechar.

La guanábana, como todos los cultivos, requiere principalmente de nitrógeno, fósforo y potasio. Se puede abonar 3 veces al año con una fórmula 12-24-12 cuando están pequeños y con 18-5-15 cuando ya están adultos y cosechan. Los árboles se pueden podar para darle una mejor formación y también para eliminar ramas secas, enfermas y maltratadas.

Las plagas más conocidas son: el taladrador del tallo, la polilla de la guanábana y el perforador del fruto. La enfermedad más importante es la antracnosis, que la causa un hongo. Esta enfermedad provoca una pudrición negra en las hojas, en las ramas y en los frutos. Los árboles que crecen en suelos poco fértiles, barrosos, mal abonados y con plagas, son los más afectados por esta enfermedad.

Para producir frutos más sanos, se pueden embolsar. Es una buena práctica que los protege de insectos y de enfermedades. Se usa una bolsa plástica que queda abierta por la parte de abajo. Se le coloca una bolsa a cada fruto cuando está pequeño y se le deja puesta hasta que crezca y sazone.


Ver texto original del libro: